Feeds:
Posts
Comments

Archive for June 9th, 2008

HOSPITAL staff in East Cheshire can now communicate with patients in 170 languages.

East Cheshire NHS Trust has launched an improved foreign language interpreting service to help patients for who English is not their first language. The trust’s area takes in Congleton, Macclesfield and Knutsford.

“It is important clinicians can communicate effectively with patients and their families,” said trust deputy chief executive Val Aherne. “We can connect them and their patients to an interpreter on the telephone in seconds, or face to face with an interpreter there in person for sensitive situations.”

Source: http://www.congletonguardian.co.uk

Advertisements

Read Full Post »

Nobel Laureate’s tale of battle

In 2005 Ismail Kadare was the first winner of the Man Booker International Prize, a honour that undoubtedly made him the world’s most famous Albanian novelist, but perhaps did not altogether consolidate the international reputation his remarkable writing deserves. Kadare was born in Albania in 1938 but now lives mainly in France. In an afterword to his novel The Siege, which Kadare has partly rewritten for a definitive edition of his complete works, the translator, David Bellos, who won the Man Booker translator’s prize for his work on Kadare’s texts, explains the background to the novel.

(Readers interested in the problems of double translation, from Albanian to French, and French into English, should read Bellos’s fascinating essay on translating Kadare in The Complete Review Quarterly).The Siege is one of a cluster of fictions set by Kadare in Albania’s Ottoman past. It tells the story of an Albanian fortress besieged by the Ottoman army in the early 15th century. The novel appeared in 1969, when Albania, the only European ally of Communist China, felt again besieged – as much by the Soviet Union as by the capitalist West. The reaction of Enver Hoxha, Albania’s dictator, was to order the construction of concrete pillboxes across his country, as defence positions against possible invaders.

Kadare was inspired by an early chronicle: an account of the siege of Shköder by Marin Barleti, who was also the biographer of George Castrioti, known as Skanderbeg, the Albanian national hero who led the resistance against the Turks in the early 15th century. Skanderbeg does not appear in The Siege, but the novel is haunted by his presence, hiding in the mountains, biding his time while his countrymen struggle to repel the besieging army. Although the story is told mainly from the viewpoint of the besiegers, among whom there is an official chronicler – an inglorious figure who hides in a hole when battle breaks out – brief ‘interchapters’ tell of conditions within the fortress.

The result is extraordinary: an epic with the force of myth and the delicacy of a miniature; with an immense cast in which each individual – from the military commanders to the harem girls and the siege-fodder, the janissaries whose bodies strew the plain beyond the castle walls – is delineated with a pungent and minute regard for his or her particular humanity. You could reread The Siege every year for a lifetime and find something new each time. There seems no reason to refrain from calling this ideal collaboration between author and translator a masterpiece.

Source:http://www.telegraph.co.uk

Read Full Post »

When visitors to Japan fall ill, finding a doctor who can communicate with them in their mother tongue can be a difficult task.

News photo

Talk therapy: Toshimasa Nishiyama, a professor at Kansai Medical University, discusses ways to improve medical services for foreign visitors to Japan at a symposium in Tokyo on May 31. AKEMI NAKAMURA PHOTO


Medical professionals, interpreters and local government officials addressed the problem at a symposium in Tokyo on May 31. Building a network of medical institutions, pharmacies and interpreters is urgently needed as the number of foreign travelers here is on the rise, said Toshimasa Nishiyama, professor in charge of the foreign patients section at Kansai Medical University in Osaka Prefecture.

According to the Land, Infrastructure, Transport and Tourism Ministry, foreign visitors numbered 8.3 million last year, up from 5.2 million in 2003. The ministry hopes the figure rises to 10 million by 2010. However, there are few medical institutions willing to accept foreign patients, said Nishiyama, who heads the organizing committee for the symposium, comprising mainly doctors, pharmacists, and the Japan Association for Public Service Interpreting and Translation.

“The language barrier is one obstacle,” he said, noting that medical institutions also worry about whether foreign patients are insured.

To overcome the language barrier, some hospitals use medical interpreters.

Rinku General Medical Center in Izumisano, Osaka Prefecture, located near Kansai International Airport, has provided medical interpreters who speak Chinese, English, Portuguese and Spanish since the hospital opened an international clinic in April 2006.

About 320 foreign patients used the free interpretation service during the first two years, said Dr. Kaori Minamitani, who works at the international clinic. In one case involving an African patient with a serious disease, a doctor at the clinic first tried to explain the symptoms, a medical treatment plan and its risks in highly technical English. But a medical interpreter was needed to translate what the doctor said into plain English to persuade the patient to accept the care needed, Minamitani said. Medical interpreters help doctors better communicate with foreign patients, who have different conventions of medical service and views on life and death, she said.

Despite the growing demand for medical interpreters, they are usually paid only a few thousand yen per case, according to industry experts. For example, the Kyoto City International Foundation, which offers interpreter services to foreign residents in Kyoto, pays medical interpreters ¥1,000 an hour plus another ¥1,000 for transportation. The costs are covered by the Kyoto Municipal Government and hospitals that call the interpreters.

Currently about 30 medical interpreters registered at the foundation handle roughly 1,500 cases annually, she said. If the rewards are higher, medical interpretation could be established as an occupation, said Atsuko Okamura, an official at the foundation.

The organizing committee hopes to continue discussing ways to build the network to improve medical services for foreigners, Nishiyama of Kansai Medical University said. “Personally, I think we should soon launch pilot networks linking doctors, pharmacies and medical interpreters in Tokyo and the Osaka-Kyoto region, which have many foreign tourists,” he said.

Source: http://search.japantimes.co.jp

Read Full Post »

¿Cómo se dice… en vikingo?

Presentado en España el primer diccionario español-islandés, que pretende abrir las puertas al estudio de los idiomas

Son pocos los que saben que edredón, saga o géiser son palabras que, a pesar de usarse frecuentemente, provienen del islandés, un idioma que hablan algo más de 300.000 personas en el mundo, y que prácticamente no ha cambiado desde el siglo IX, cuando lo hablaban los vikingos. Estos tres términos se encuentran entre las 27.000 entradas que conforman el primer diccionario español-islandés, que hoy se ha presentado en la Universidad de Salamanca, y que pretende abrir aún más las puertas al estudio de otros idiomas nórdicos como el sueco, el noruego o el danés.

El exotismo de un país como Islandia atrae cada vez a más españoles a estudiar esta lengua. Además, en las últimas dos décadas, el número de alumnos islandeses de español se ha triplicado y ya es el tercer idioma más demandado en los institutos de la isla, después del inglés y el danés. Según Teo Manrique, doctorando de la Facultad de Filología de Salamanca, uno de los coordinadores del diccionario, la edición ha tenido una acogida “excelente” en Islandia desde su publicación en agosto. Hasta ahora los islandeses sólo disponían de una edición de bolsillo escrita en 1973 y eso que España es el país más visitado por estos nórdicos.

El origen de los diccionarios español-islandés se remonta al siglo XVII, cuando apareció en Islandia un glosario que pretendía facilitar la comunicación con los balleneros vascos que por entonces llegaron hasta la isla. “Existen muchas limitaciones para el estudio del hispanismo en Islandia, ya que cuesta mucho obtener documentación y bibliografía”, señaló Margrét Jónsdóttir, de la Universidad de Reikiavik, que ha dirigido el proyecto, y que cree que el diccionario ayudará a impulsar aún más el interés por el español en Islandia.

Sin cursos oficiales

El hecho de que tan pocos hablen este idioma no ahuyenta a aquellos españoles que se deciden a aprenderlo. En España no existen cursos oficiales de islandés ni en colegios ni en universidades, lo que agudiza su carácter de exótico.

Fernán González, de 21 años, lleva desde 2006 estudiando islandés en Islandia, y aunque a veces le resulta “extraño” pensar que habla un idioma que hablan menos personas “que la población de la provincia de Burgos”, cree que la lengua facilita el acceso a la literatura de los autores de las sagas vikingas, “que siendo antigua sigue siendo comprensible”. Llegó a Islandia atraido por lo “distinto” y por empaparse de una “cultura fascinante”. “El vocabulario es muy distinto al de las lenguas romances, aunque el inglés ayuda algo, pero lo que se hace más cuesta arriba es la gramática con sus verbos y declinaciones, que aparece hasta en las frases más sencillas”, explica González.

El diccionario que ahora llega a España recoge además detalladas aclaraciones respecto a la cultura española. A los islandeses ya no les costará tanto llegar a comprender la festividad de los Reyes o las doce uvas que se toman cada Noche Vieja. Además, los amantes de las filologías nórdicas ya no tendrán que acudir a Internet para satisfacer su curiosidad. “Queríamos ofrecerles a todos aquellos interesados en la literatura nórdica e islandesa una herramienta para seguir adentrándose en la lengua”, asegura Manrique, cuyo equipo ha empleado más de tres años en la elaboración del libro. A finales de Navidad se publicará el segundo tomo, que promete relanzar definitivamente las relaciones entre los dos idiomas.

Fuente: http://www.elpais.com

Read Full Post »

Ni una sola petición, ni una propuesta, ni tan siquiera una queja. Pese a que el régimen lingüístico del Parlamento Europeo admite desde hace prácticamente dos años su utilización en la correspondencia con la Cámara, los ciudadanos vascos, según los datos con los que cuenta la propia Eurocámara, no han remitido ni una sola carta en euskera a esta institución. Un derecho que, por el contrario, sí han estrenado de forma simbólica los gallegos -hay constancia de una misiva- y de forma más regular los catalanes, con más de cuarenta solicitudes de información.

Frente a esta escasa utilización, las cartas escritas en castellano recibidas desde el 3 de julio de 2006 -fecha en la que la mesa del Parlamento Europeo adoptó el acuerdo sobre las lenguas cooficiales en el Estado- suman ya 3.473.

“La respuesta de los ciudadanos es prácticamente nula en cualquiera de los idiomas porque se ha hecho poco para informar a la población de Euskal Herria de que este derecho les asiste”, se quejaba a principios de semana el eurodiputado de EA, Mikel Irujo, durante la presentación de una campaña destinada a dar a conocer los derechos lingüísticos.

En su opinión, el “engorroso” sistema elegido para tramitar las cartas escritas en alguna de las lenguas cooficiales en el Estado y el escaso ejercicio de explicación que se ha hecho entre los ciudadanos no han ayudado demasiado a que los interesados ejerzan un derecho que tienen. En cualquier caso, reconoció que “se ha abierto esta pequeña puerta y hay que utilizarla”.

Para llevar a la práctica este objetivo, la Diputación de Álava realizará una campaña informativa entre ayuntamientos, sindicatos y ciudadanía en general para que sepan que tienen el derecho de mandar cartas a la Eurocámara en euskera y, sobre todo, cómo ejercitarlo.

Fuente: http://www.noticiasdegipuzkoa.com

Read Full Post »

Cervantes pone una pica en Flandes

El español ha encontrado un aliado inesperado en su particular batalla europea: la gente – Los jóvenes se apuntan al castellano que, sin embargo, se estanca en las instituciones de la UE

A Julio Ortega, profesor del Departamento de Estudios Hispánicos de la Universidad de Brown (Estados Unidos), le hizo gracia el otro día ver dónde está el monumento que en Bruselas rinde homenaje a Cervantes, a Don Quijote y a Sancho, réplica sobre un escueto pedestal de hormigón de quienes cabalgan juntos en la plaza de España de Madrid. Si la madrileña es un espléndido escaparate, la homónima de la capital de Europa es muy secundaria, oculta como patio trasero de varios céntricos hoteles, a unos pasos de la Grand’ Place, pero en las antípodas estéticas de la que Jean Cocteau calificó “como el más hermoso teatro del mundo”. El lugar no le sería extraño al sufrido Cervantes, que como soldado-literato celebraría por todo lo alto la pica que acaba de poner en Flandes: la imparable expansión de su lengua la convierte ya en la primera en uso callejero en Bruselas tras el francés y el neerlandés, oficiales en Bélgica, y el imbatible inglés. Le frustraría, en cambio, ver que ese feliz crecimiento natural se ve asfixiado en las instituciones comunitarias y quizá se jugara la otra mano el de Lepanto por librar la batalla, como Don Quijote, contra los gigantes-molinos de la burocracia y los reglamentos. La próxima “guerra a muerte” lingüística se librará en torno a la patente comunitaria.

“Me parece bien, porque la ruta de Don Quijote es un peregrinaje marginal entre ventas, campos y sierras”, sentenció Ortega, director del Proyecto Trans-Atlántico, que desde Brown explora las interacciones modernas entre España, Estados Unidos y América Latina, al ver la cruda plaza de España bruselense, salvada de la depresión por Don Quijote y Sancho. Ortega estaba en Bruselas para asistir a un coloquio internacional organizado por las universidades de Lovaina la Nueva (francófona) y Gante (neerlandófona) sobre Los imaginarios apocalípticos en la literatura hispanoamericana del siglo XX y, tomando café luego en una terraza, se maravillaba de la juventud de los hispanistas y latinoamericanistas belgas, mientras se interrogaba por la razón de que hubiera tantos. No son muchos, alrededor del medio centenar en cifras absolutas, menos de la mitad, en proporción, a los hispanistas del Reino Unido, que superan el medio millar. “Es un fenómeno muy interesante y nuevo, seguramente derivado del gusto por las cosas españolas, pero también por el interés en América Latina”, especulaba el profesor cuando se vio sorprendido por una gitana rumana, que le pedía, en puro cervantino, que le diera algo para el niño que llevaba en brazos. Nueva sorpresa, que dio paso a más comentarios sobre la expansión del español.

Es incuestionable que esta lengua goza de un vigor que para sí quisieran otras, empezando por el francés y el alemán, y Bruselas es un buen barómetro para medirlo. La ciudad es una de las más cosmopolitas de la UE, como sede de las instituciones comunitarias y de la OTAN, en torno a las que revolotean grupos de presión y funcionarios internacionales llegados de todas las latitudes. Un reciente estudio del sociolingüista y profesor de la Universidad Libre de Bruselas (VUB, neerlandófona) Rudi Janssens guarda dos espectaculares sorpresas sobre el paisaje demolingüístico de la capital de un país oficialmente trilingüe (neerlandés, francés y alemán). El 95,55% de los habitantes de Bruselas habla el francés, muy lejos del 28,23% que se desenvuelve en neerlandés. Constata además Janssens que la lengua de Shakespeare es hablada por el 35,40% de quienes viven y trabajan en la ciudad.

Primera sorpresa: el inglés arrincona a la lengua de la mayoría lingüística belga en su propio terreno. La segunda, y no menor, es que tras esos tres idiomas que de forma previsible ocupan el podio, el cuarto más extendido es el español (se dicen hablantes el 7,39% de los consultados). La cifra es doblemente reveladora: el inglés es una inalcanzable lingua franca, capaz de derrotar a domicilio a otras. El otro hallazgo es ver que en la liga de las demás, el español gana y consolida posiciones. En el caso de Bruselas, y según el estudio encargado por la Casa del Neerlandés a Janssens, el castellano precede ya holgadamente al italiano (5,72%) y al alemán (5,56%), dos idiomas europeos que incluso se ven superadas en la capital por el árabe (6,36%). En 2000 el español era la sexta lengua, por detrás del árabe y del alemán. Janssens pronostica que la distancia con respecto a la de Dante se irá incrementando. “El español tiene más atractivo que el italiano. Es mundial y resulta muy útil para el trabajo”.

En el corcho de la sala de profesores del Instituto Cervantes de Bruselas cuelga una fotocopia de la entrevista realizada por un periódico local a un bruselense que vive en Madrid y cuenta lo satisfecho que está de cómo le va la vida allí. “Fue alumno nuestro”, ha escrito alguien sobre el papel. François Declève, ingeniero de 27 años, aprendió español para poder acompañar a España a Beatriz, quien después de tres años en Bruselas sintió la irresistible llamada de volver casa. “He de reconocer que siempre había querido aprender español”, explica Declève. “Si la cosa salía mal al menos me habría servido para aprender una lengua”.

François y Beatriz son ahora marido y mujer. Ana Gutiérrez, profesora en el Cervantes, lo presenta como un caso típico del interés por la lengua española. Hay otros: profesionales que deben ir a España o América Latina, atracción por la cultura en sentido amplio, la música (el festival Son del Sur del pasado mes llenó todos los días las salas del Bozar, el centro cultural de más prestigio de la ciudad), el cine (el certamen de Cines de España y América Latina atrae a más de 15.000 espectadores cada noviembre), eurócratas, abuelas de parejas mixtas que quieren hablar con sus nietos, propietarios de segundas residencias, médicos… “Cada vez hay más motivos”, dice Gutiérrez, “pero existe mucha gente que lo hace pensando en Hispanoamérica”.

En sólo un lustro, el Instituto Cervantes ha pasado de 37.512 a 61.830 matrículas en el conjunto de la UE, un incremento del 65%. Es una cifra reveladora del interés por el español. Sólo en el sistema educativo de Francia hay más de dos millones de estudiantes de la lengua de Cervantes. En el Reino Unido, la demanda por el español mete presión al francés. En Italia, el español desborda al alemán como tercera lengua extranjera. En Polonia el interés crece como la espuma. “Pero lo más importante es que ahora estamos formando a 6.130 profesores en toda la UE”, subraya Francisco Moreno Fernández, director académico del Cervantes.

“El español y el chino están ocupando espacios estratégicos en el concierto lingüístico internacional como alternativas al inglés (por motivos afectivos, culturales o de utilidad), uno en Occidente y el otro en Asia”. La expansión podría ser aún más fulgurante. “En Europa falta un reconocimiento político de la importancia internacional de nuestra lengua, que ahora favorece al francés y al alemán”, dice Moreno Fernández. Explica el coautor del Atlas de la lengua española en el mundo que la escalada en el número de profesores que se vuelven al español es fruto de “la falta de correspondencia entre la demanda desbordada y la oferta que realizan los sistemas públicos de enseñanza” en diversos países de la Unión.

Sin América Latina, el español sería como el polaco. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se propone utilizar esa potencia que ofrece el otro lado del Atlántico en la enésima batalla por la lengua castellana en el seno de la UE, librada ahora en torno a la patente comunitaria. La lengua española crece de un modo natural si se la deja desarrollarse espontáneamente, pero en la Bruselas de las instituciones comunitarias está aherrojada por los procedimientos y la burocracia. El simple hecho de mantener la posición es una quijotescamente necesaria pelea cotidiana. “No se va a ganar nunca porque la Comisión Europea se dotó en su día de un régimen de trabajo lingüístico reducido”, comenta una fuente conocedora de primera mano de la casuística del uso de las 23 lenguas oficiales de la UE en las instituciones europeas y de las vicisitudes pasadas por la española. “La Comisión va entrando en la flexibilidad a nivel político, pero tiene que enfrentarse a los servicios, para los que es un engorro” trabajar con más lenguas de las tres llamadas “lenguas de procedimiento” (francés, inglés y alemán).

A partir de una ambigua declaración reglamentaria sobre el régimen lingüístico interno de que deben dotarse las instituciones, ese trío ha consolidado de hecho un estatuto de privilegio con respecto a las otras 20, y aun así el inglés sigue medrando y comiéndoles terreno en la práctica cotidiana. En 1992, el 47% de los documentos que traducía la Comisión llegaban escritos en francés. Hoy apenas alcanzan el 12%. En el mismo lapso de tiempo, el inglés ha pasado del 35% al 72%. El alemán, del 6% al 3%.

Los papeles internos deben estar en los tres idiomas, pero es una experiencia diaria ver que el inglés crea en torno a sí un vacío que francés y alemán pugnan por llenar. Peor lo tienen las demás. Hace dos años y medio, España tocó a rebato para desbaratar un golpe de mano dirigido a reducir de forma drástica e inmediata, de 101 a 67, el número de traductores de español en la Comisión y dejarlo al nivel de otros países intermedios (Dinamarca, Finlandia, Grecia, Holanda, Italia, Portugal y Suecia). El motivo argüido era la necesidad de ajustar los presupuestos a la llegada de 12 nuevos países, cada uno con su lengua. La presión política y diplomática paró el golpe y por ahora siguen trabajando el centenar de traductores.

“Era un plan demasiado estricto. No se puede reducir el número de traductores en español al nivel de otros países”, reconoce ahora una alta fuente de la Comisión. “España es un país grande, lo que genera mucha actividad; se trabaja mucho con el mundo en español y toda la cooperación internacional de la Comisión con los países de América Latina se hace en español”.

Aquella batalla suscitó ambiciones y pasiones ahora apaciguadas. El Gobierno llegó a anunciar un Plan de Acción de Promoción y Defensa del Español en las Instituciones Europeas, que fue a la papelera tras abandonar el correspondiente negociado de Exteriores. “El plan de acción iba a estar basado en el Instituto Cervantes”, señala una fuente conocedora del caso. “Está parado”. Tanto, que nadie ha vuelto a oír de él.

A falta de estrategia, se vive al día. Diego López Garrido, secretario de Estado para la UE, acaba de prometer en Bruselas que se empleará a fondo en la nueva batalla para conseguir la oficialidad del español en la patente comunitaria, el instrumento con el que se pretende modificar el actual régimen europeo de patentes, basado en el francés, el inglés y el alemán. España no quiere que su lengua quede fuera y teme que extender ese régimen trilingüe a la UE dé marchamo jurídico a la prevalencia de las tres lenguas de procedimiento. “Es irrenunciable que el español sea un idioma oficial en la patente europea”, decía López Garrido tras el primer encontronazo sobre la cuestión con sus colegas. No está nada claro que esta vez se vaya a conseguir el objetivo. España está muy lejos de ser en patentes la potencia que es en lengua. Un europarlamentario habla enfáticamente de “guerra a muerte” en torno a la patente comunitaria.

El soldado de Lepanto no se arredraría. Estaba orgulloso de haber perdido el uso de la mano izquierda “en la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros”. No podía imaginar el creador del Quijote la explosiva política lingüística de la Comisión Europea. Pero gozaría al ver el triunfo de su lengua en la capital de un Flandes que nunca conoció. Él no ponía límites al español. En la dedicatoria de la segunda parte del Quijote anuncia al conde de Lemos que ha recibido una carta “en lengua chinesa” en la que el emperador de China le suplica el envío de un ejemplar del nuevo libro “porque quería fundar un colegio donde se leyese la lengua castellana, y quería que el libro que se leyese fuera el de la historia de Don Quijote”. Apostilla Ortega, el profesor de Brown: “Es broma, pero va en serio”. Intuía Cervantes que el peregrinaje marginal de su hombre le llevaría a la conquista de aparentemente inalcanzables universos.

Fuente: http://www.elpais.com

Read Full Post »

La RAE ya dispone de 52 millones de fichas para el diccionario histórico

La Real Academia Española de la Lengua continúa avanzando en la redacción de una de sus obras más ambiciosas, el ‘Nuevo Diccionario Histórico de la Lengua Española’, que dirige el académico salmantino José Antonio Pascual. Según avanzó el profesor durante la inauguración de los Cursos de Verano de la Universidad de Salamanca, ya se ha completado la redacción de 52 millones de fichas, una cuarta parte del volumen total de la obra.

Pascual señaló que «esto no son los 100 metros lisos, es una carrera de fondo en la que hay que recorrer 40.000 kilómetros y lo importante es no perder el resuello», por lo que señaló que la confección del diccionario «va muy bien». El académico anunció que la RAE se plantea iniciar el próximo año la publicación de los primeros avances. Para ver la primera aproximación al Diccionario Histórico será preciso, sin embargo, esperar al menos hasta el año 2018, momento en el que verá la luz probablemente el primer borrador.

Fuente: http://www.nortecastilla.es

Read Full Post »

Older Posts »